Una Nueva Vida

Hay gestos que hasta hace sólo unas semanas hacíamos cada mañana casi sin pensar y en modo automático, cambiarnos aún medio dormidos con ropa de calle (No vale sólo arreglarse con la parte de arriba para las videollamadas de trabajo pero con los pantalones de pijama puestos) Peinarnos decentemente, dibujar el eye-liner sobre nuestros párpados, utilizar transporte público sin preocuparnos por nada más, sin máscaras … Continúa leyendo Una Nueva Vida